Lectura rápida


La lectura rápida es una serie de métodos de lectura que pretenden aumentar los índices de velocidad de lectura, sin reducir apreciablemente la comprensión o retención del contenido leído. Los métodos incluyen: agrupamiento de frases y palabras, y la eliminación de la subvocalización. En la práctica no existe una diferencia absoluta entre la lectura "normal" y la lectura "rápida", ya que todos los lectores de hecho usan algunas de las técnicas utilizadas en la lectura rápida (como la identificación de palabras, sin enfocarse en cada letra, la no pronunciación de todas las palabras, la no subvocalización de las frases, el uso de menos tiempo en algunas frases, y la revisión rápida de documentos en búsqueda de la información que se busca. La lectura rápida se caracteriza por el análisis de las compensaciones que se deben realizar entre la medida de velocidad y la comprensión obtenida del texto, reconociendo que los diferentes tipos de lectura resultan en diferentes niveles de velocidad y tasas de comprensión, y que dichas tasas pueden ser mejoradas con la práctica.

Algunos factores suelen reducir notablemente la velocidad de lectura y/o la comprensión siendo la causa de una lectura más lenta de lo normal. Es conveniente por tanto, analizar si en nuestro caso estos factores están desempeñando un papel relevante. Estos factores son:

  1. Límites perceptivos a la hora de leer. Por ejemplo, la lectura palabra a palabra.
  2. Lenta reacción perceptual. Por ejemplo, bajo nivel de reconocimiento y respuesta al tipo de material de lectura.
  3. Vocalización de lo leído, incluso hábito de vocalizar para poder comprender.
  4. Defectuoso movimiento de los ojos, incluida su imprecisión en la página, en los retornos, en el ritmo y la regularidad de los movimientos, etc.
  5. Regresión, tanto habitual como asociada a los hábitos de concentración.
  6. Hábitos deficientes de atención y concentración, empezando por la falta de atención durante el acto de leer y un proceso defectuoso de retención.
  7. Falta de práctica en lectura debido simplemente al hecho de que la persona ha leído muy poco y tiene una limitada practica en el hábito de leer.
  8. Miedo a perder comprensión. La persona reprime su velocidad de lectura debido a su firme creencia de que la comprensión se mejora si se pasa más tiempo con palabras individualmente.
  9. Lectura habitual lenta. La persona no puede leer más rápido debido a que siempre la leído con lentitud.
  10. Falta de capacidad para evaluar los aspectos más y menos importantes en el texto de lectura.
  11. Esfuerzo en recordar todo el texto en vez de recordar siendo selectivo.

Una lectura rápida no solo se consigue con un movimiento adecuado de los ojos, se debe:

  • Ampliar el vocabulario y con ello incrementar capacidad de la comprensión de lo que se lee.
  • Hacer una lectura inteligente.


Leer de prisa utilizando las técnicas adecuadas te permite leer más y memorizar mayor cantidad de contenido en menos tiempo.


Algunas de las aptitudes necesarias para una buena lectura son:

  • Capacidad para leer y comprender a altas velocidades
  • Capacidad para usar un ritmo variable en función de la finalidad y la dificultad
  • Capacidad para comprender las ideas principales o los pensamientos centrales del material de lectura
  • Capacidad para comprender y retener los detalles
  • Buena retención general
  • Capacidad para apreciar la organización del material
  • Capacidad para leer de manera crítica y valorativa
  • Contar con un vocabulario amplio

En resumen, existen muchos hábitos negativos que pueden afectar la velocidad y comprensión de una lectura, pero de igual manera existen diversas técnicas y hábitos positivos para aumentar la velocidad de lectura al mismo tiempo que se comprender en tu totalidad. Los hábitos negativos en la lectura son muy comunes, pero como toda mala costumbre se pueden corregir con la instrucción adecuada y la práctica constante, este es nuestro objetivo al contar con el Programa de Lectura

Total, un curso en el que se enseñan diversas técnicas para aumentar la velocidad de lectura, comprender un texto al 100% y mejorar la lectura en voz alta.